Todo sobre la joyería en Costa Rica

La joyería en Costa Rica ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos tiempos. Cada vez aparecen nuevas marcas de piezas finas que logran un impacto en el mercado. Hay de todos los tipos, uno más vanguardista y original que el otro.

Y es que, si buscamos sobre estas creaciones, descubriremos que en este país se producen muchas. Es uno de los mercados que más se ha expandido con el paso del tiempo y que aún en la actualidad sigue en pleno auge. ¿Cuáles son las razones? ¿Qué lo hace tan interesante? Descúbrelo en este artículo.

Crecimiento exponencial del mercado de la joyería

¿Cuándo inició todo? ¿En qué punto la joyería de Costa Rica ganó reconocimiento mundial? Según las cifras de Euromonitor, se vendían $77 millones de dólares en joyería fina durante el año 2010. Sin embargo, esta cifra se excedió por mucho en el 2014 alcanzando los $112 millones de dólares.

Pero eso no es todo, la cantidad de tiendas aumentaron e ingresaron nuevas marcas. Entre las prendas preferidas de los compradores se encuentran los anillos y las pulseras. Si buscas piezas de joyería fina, tienes que conocer las PANDÖRA.

Todo sobre la joyería en Costa Rica

Por otro lado, debemos mencionar que contamos con mercancía elaborada con acero inoxidable y plata 925. En nuestra tienda encontrarás aretes, collares, clips, tobilleras, dijes, gargantillas y mucho más. Todo esto y más en Costa Rica.

Diseñadores y orfebres en Costa Rica

Un orfebre es una persona que se encarga de realizar un trabajo artístico con metales preciosos. Si ahondamos en su trabajo, se trata de arte en todo lo que engloba esta palabra. Un artesano que es capaz de plasmar por medio de estas prendas su magia.

Esta actividad ya se implementaba en la prehistoria, se creaban utensilios variados entre los que podemos destacar, monedas, joyas y objetos decorativos. En Costa Rica, no solo llegan piezas de joyería desde otros países, sino que también, cuentan con productos nacionales.

Entre estos artesanos que han marcado una pauta en esta industria, hay algunos que queremos destacar. ¿La razón? Sus éxitos, el alcance y lo que han buscado transmitir a través de sus prendas. Es decir, el mensaje. Lo que hay detrás de estas piezas de arte.

Álvaro Nuñez – Autóctono

Este diseñador costarricense, es el diseñador y fundador de la marca Autóctono. La misma, tuvo una colección de joyería que se inspiró en la cultura y las raíces de su país Costa Rica. Se adentró en las técnicas de diseño de las comunidades indígenas y el resultado fue algo increíble y único.

Se trata de piezas únicas que no están sometidas a procesos industriales. Las mismas, son parte del esfuerzo y trabajo de un grupo de artesanas. Por lo cual, tras hacer tu compra estarás apoyando la labor de estas mujeres. Sin duda, se trata de un proyecto maravilloso que rescata lo mejor de nuestra cultura.

Autóctono representa el diseño ético y responsable. Rescata el trabajo de mujeres indígenas que se esfuerzan día tras día para llevar un producto de calidad a tus manos. La joyería de Álvaro Nuñez es un hilo que nos une a la naturaleza. Es una muestra de lo mejor de la flora y fauna, de lo mejor de Costa Rica.

María Eugenia Brenes – Mebkikis

La marca Mebkikis nació en el año 2005. Ya en el 2013 tuvo un incremento del 50% de sus ventas en el exterior. Su creadora, la costarricense María Eugenia Brenes, exporta sus piezas a los cruceros del National Geographic y al museo de Filadelfia en EE. UU.

Sus creaciones se inspiran en el pejibaye una fruta que tiene diversas tonalidades. Las mismas pueden variar entre el naranja, rojizo, verde y el amarillo. A cada uno de sus productos, Brenes, le impregna su idiosincrasia, sus ideales y sus raíces.

Por esta razón, sus piezas son únicas, innovadoras y a la vez aportan un toque de elegancia sin igual. La gama de colores es desbordante y se emplean elementos de la naturaleza. Sus joyas se han expuesto en Europa, no podemos dejar de mencionar al Museo de Louvre en París, Francia. ¡Todo un logro sin duda!

Sus creaciones emplean materiales responsables para el medioambiente. Brenes tiene una gran afinidad por la naturaleza y por esta razón busca preservarla. Con cada una de sus piezas ella quiere mostrar lo que significa “ser tico”. Quiere darles a aquellos que la adquieran un poco de sí y de su cultura.

Pandora en Costa Rica

Ximena Esquivel – Ximena Esquivel

Otro ejemplo de pasión y compromiso por el trabajo se ve representado en Ximena Esquivel. Esta mujer emprendedora, inició con su proceso de internalización de su marca en el 2018. Cabe destacar, que la misma, lleva su mismo nombre. Esta expansión es un claro ejemplo de que las joyas ticas tienen un gran valor.

Ahora bien, ¿Cuál es la propuesta de Esquivel? Ella busca ser una solución para las mujeres que desean lucir elegantes día tras día. Para ella, sus piezas son versátiles y se pueden usar en cualquier ocasión. Por tal razón, estas son diseñadas en plata para que puedan lucirse tanto de día como de noche.

Son creaciones para esas mujeres que no pueden parar, esas que tienen demasiado trabajo y no cuentan con tiempo para estar cambiando de accesorios. En este sentido, la marca Ximena Esquivel propone una solución. Joyas únicas y elegantes que se pueden usar con facilidad.

La idea, es que estas no sean del tipo de joyas que deben guardarse o solo lucirse en un momento específico. El objetivo, es que estas creaciones se conviertan en parte de tu día a día y a la vez en una pieza distintiva. Podrá otorgarte elegancia y un toque chic.

Sandra Batalla -  Bangili

Hace más de seis años, esta marca inició como un pasatiempo. Sin embargo, Sandra Batalla, siguió trabajando en la creación de anillos y collares empleando pedazos de resina y vidrio. Su hija mayor, Ilse Kopper, se unió al proyecto a través de la confección de pulseras.

Estas mujeres costarricenses, han llevado sus creaciones a diferentes puntos de Costa Rica gracias al comercio online. Trabajaron en un sitio web y gracias a este, pueden comercializar sus piezas sin intermediarios. Se trata de bisutería de calidad y confeccionadas por Madre e hija.

El proyecto no deja de crecer, puesto que la hija menor, Amanda, se unió recientemente y se encarga de la confección de la colección para niñas. Sin duda, este grupo de mujeres emprendedoras seguirá creciendo y cosechando éxitos. Sus piezas están cargadas de amor, elegancia y sacrificio.

Un negocio que se expande

Como puedes ver, la joyería en Costa Rica es un negocio que se expande y sigue creciendo sin detenerse. Las mujeres de este país aman verse bien y lucir a la moda. Por tal razón, son excelentes compradoras cuando se trata de este ramo. Ellas no buscan lo común, eso sobra, buscan piezas que las identifiquen y representen.

Los diseñadores y orfebres en Costa Rica son un ejemplo de trabajo y dedicación. Llevan años en esto y en cada una de sus obras ponen un poco de sí mismos. Esto es lo que los ha llevado a ganar reconocimiento internacional y a ser valorados en su nación. No solo por su talento, sino también porque cuidan y preservan el medio ambiente.

Esto es importante a la hora de adquirir una joya, preguntarnos, si el producto además de ser de calidad es amigable con el medio ambiente. Y si algo tienen las marcas costarricenses, es que se preocupan por este detalle. Es más, son una pequeña muestra de la cultura y la naturaleza del lugar.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados